Día sin juegos de azar 2021 Andalucía

Menores adictos a las apuestas online: así es esta preocupante realidad

Hace apenas unas semanas saltaba a los medios la noticia de que la publicidad de casas de apuestas y juegos de azar quedaba restringida en nuestro país. Puede que fuera una novedad banal para muchos, pero la realidad es que la medida se ha creado como respuesta a un problema cada vez más frecuente en nuestra sociedad y, en especial, entre los jóvenes: la adicción a las apuestas y juegos online. Según el número de atendidos en los centros de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados, este entretenimiento web es ya la principal causa de ludopatía entre los españoles menores de 26 años.

EL PERFIL DEL JUGADOR ONLINE: CADA VEZ MÁS JOVEN

Tal como explica la Unidad Central de Participación Ciudadana de la Policía Nacional, este problema entra dentro de las conocidas como ‘adicciones sin sustancia’. Este grupo incluye todo tipo de trastornos de dependencia vinculados a actividades humanas diversas que, aunque a priori parezcan inofensivas, pueden terminar por generar una adicción.

La realidad en nuestro país es que el 50,4% de las personas que apuestan a través de internet tiene entre 18 y 34 años, lo que suma más de un millón de jóvenes en términos absolutos. Salta a la vista que la cifra es, sin duda, preocupante, pero más alarmante es saber que más del 10% de los adolescentes de entre 14 y 18 años realiza apuestas online. Sobre todo, teniendo en cuenta que la legislación prohíbe jugar dinero real a los menores de edad. Entonces, ¿cómo lo hacen? “Los menores utilizan artimañas para poder acceder a los juegos online, como puede ser el empleo de los DNIs de sus familiares o de las tarjetas de crédito que haya disponibles en su domicilio”, subraya la Policía.

DÓNDE NACE LA ADICCIÓN Y CÓMO PARARLE LOS PIES

Más del 10% de los adolescentes de entre 14 y 18 años realiza apuestas online

Aunque siempre ha existido una cifra alta en lo que asistencia a salones de juego se refiere, lo cierto es que las modalidades online han dado un salto hacia arriba en los últimos años. Esta situación se ha visto favorecida por la necesidad de entretenerse en casa debido al confinamiento y las restricciones de movilidad. Todo ello, unido al crecimiento exponencial del uso de dispositivos móviles y pantallas entre la población más joven, ha hecho que muchos empiecen a apostar por la necesidad de probar algo nuevo y, en muchas ocasiones, incluso, por presión de grupo. La falta de supervisión parental del contenido que consumen los menores y el poco control del tiempo dedicado a Internet que presentan los jóvenes pueden ser otros de los motivos por los que puede llegar a generarse este fenómeno, que es uno de esos malos usos de la tecnología sobre los cuales Orange alerta en su última campaña ‘Por un uso Love de la Tecnología’. A través de esta iniciativa se quiere sensibilizar tanto a jóvenes como a adultos sobre la importancia de hacer una utilización responsable de las herramientas que pone a nuestra disposición la nueva sociedad digital.

Esta adicción al juego online genera graves efectos sobre la persona que la sufre, provocando cambios en el comportamiento e influyendo negativamente en su vida diaria. Consecuencias y signos visibles de esta ludopatía, que nos pueden ayudar a detectar que algo está ocurriendo, pueden ser, entre otros, mentiras a los padres, abuso de confianza, hurto de pequeñas cantidades de dinero, trastornos de sueño y alimentación, ansiedad, irritabilidad y un largo etcétera que hace que estos efectos puedan ser, incluso, comparados con los de las adicciones a ciertos estupefacientes.

¿Cuál es, entonces, la salida? Sin duda, tal y como explica la Policía, escapar de esta adicción no es tarea fácil, pero existen formas de prevenir y evitar su aparición o el aumento de su gravedad. Fomentar un uso responsable y moderado de los juegos de azar, junto con un interés por parte de los padres en las aficiones de sus hijos e hijas es el primer paso, pero no el único. Educar enseñando cómo administrar el dinero o promover ciertos momentos de desconexión, incentivando actividades al aire libre, pueden ser otras buenas formas de evitar que los jóvenes terminen por sufrir una adicción que, lamentablemente, está a la orden del día. Tal y como indican, innegablemente, desde Orange, la tecnología es uno de los avances más positivos para el ser humano, siempre y cuando se maneje de manera responsable.

Ahora estamos en: ACTUALIDAD NOTICIAS DE FAJER Menores adictos a las apuestas online: así es esta preocupante realidad